Las estrellas de mar

Había una vez… un escritor que vivía en una tranquila playa, cerca de una colonia de pescadores. Todas las mañanas iba a caminar por la orilla del mar para inspirarse y las tardes las concurría en su casa escribiendo. Cierto […]

El pescador

En cierta ocasión un alto ejecutivo estaba paseando por una bonita playa vestido con sus bermudas (de marca), sus gafas de sol (también con marca muy visible), su polo (con mucha marca), su gorra (con marca destacada), su reloj (de […]

Sobre la naturaleza de la mente

En el siglo XIX un gran maestro tenía un discípulo particularmente obtuso. El maestro le enseñaba una y otra vez, tratando de introducirlo a la naturaleza de su mente, sin resultado. Finalmente, un día se enfureció y le dijo:

Sobre los cambios

Estoy escribiendo la historia de mi vida con cada uno de los “hoy.” Me estoy desplazando en la dirección correcta?. Si no, tal vez necesite hacer algunos cambios. No puedo hacer nada para cambiar el pasado, excepto dejar de repetirlo […]

Ver más allá

Dicen que una vez un hombre era perseguido por varios malhechores que querían matarlo. El hombre ingresó a una cueva. Los malhechores empezaron a buscarlo por las cuevas anteriores a la que él se encontraba. Con tal desesperación elevó una […]

 

Tesón

Poco antes de morir, un hombre muy trabajador reunió a sus hijos y les dijo que había enterrado un tesoro en el campo. Para hallarlo, tenían que remover la tierra con mucho cuidado.

Cuando murió, sus hijos –que eran poco afectos al trabajo- comenzaron desesperadamente a remover la tierra para encontrar el tesoro. Trabajaron noche y día durante meses, sin hallar nada.

‘, ‘

Como la tierra ya estaba removida, decidieron sembrar el campo con semillas de trigo. Cosecharon y se hicieron de mucho dinero.

La abundancia de dinero les hizo recordar el tesoro de su padre; y volvieron a remover toda la tierra para encontrarlo. Como no encontraron nada, decidieron sembrar nuevamente. Otra vez cosecharon y obtuvieron grandes ganancias.

Hicieron esto una y otra vez durante varios años, lo que les hizo hacer una gran fortuna, y, a la vez, acostumbrarse al trabajo.

Finalmente, entendieron que el verdadero tesoro que su padre les había legado era la sabiduría para dejar de lado la pereza, y enfocarse en trabajar.


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"Cree en que la vida merece ser vivida
y esa convicción te ayudará a crear las circunstancias para que así sea"
(William James)

El burro

Cuenta esta historia que un joven de la ciudad se fué al campo y le compró un burro a un viejo campesino, por $ 100.

El campesino acordó entregarle el animal al día siguiente, pero al día siguiente el campesino le dijo:

– Lo siento hijo, pero tengo malas noticias… el burro murió.

‘, ‘- Bueno, entonces devuélvame mi dinero…

– No puedo, ya lo he gastado…
– Bien… da igual, entrégueme el burro…
– Y ¿para qué?… ¿Qué va a hacer con él?
– Lo voy a rifar.
– ¡Estás loco! ¿Cómo vas a rifar un burro muerto?
– Es que no voy a decir a nadie que está muerto, por supuesto.

Un mes después de este suceso, se volvieron a encontrar el viejo vendedor y el joven comprador.

-Que pasó con el Burro?

– Lo rifé, vendí 500 rifas a $ 2.- y gané $998.-
-¿Y nadie se quejó?
– Sólo el ganador… pero a él le devolví sus $ 2.

CONCLUSIÓN: éste es un ejemplo de cómo convertir una situación desfavorable, en un éxito.


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"Desafía tus propios límites; vé más allá; mira más allá.
Sal de tu zona cómoda. Hay mucho más para explorar, crecer y avanzar, si sólo tomas el próximo paso, y te animas"

Los tres árboles

Nota preliminar: en este texto aparece mencionado el concepto de “Dios”; puedes reemplazarlo por el que funcione mejor para ti.

Había una vez tres árboles pequeños en una colina del bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas para su futuro, y el primero dijo: Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos: todos verán y admirarán mi belleza".

‘, ‘

El segundo árbol dijo: " Algún día seré una poderosa embarcación. Llevaré los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza y mi poderoso casco."

Finalmente el tercer árbol dijo: " Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles del bosque. La gente me verá en la cima de la colina, mirará mis poderosas ramas y pensarán en el Dios de los cielos y cuán cerca estoy de alcanzarlo. Seré el árbol más grande y la gente siempre me recordara".

Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores vino donde estaban los árboles.

Cuando uno vio al primer árbol dijo: "Este parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero",y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros.

El otro leñador dijo mientras observaba al segundo árbol: " Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto". El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino de convertirse en una poderosa embarcación.

El último leñador se acercó al tercer árbol; éste estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se convertiría en realidad. El leñador dijo entonces: "No necesito nada especial del árbol que corte, así que tomaré éste". Y cortó al tercer árbol.

Cuando el primer árbol llegó donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales y fue puesto en un pesebre y llenado con paja. Se sintió muy mal pues eso no era por lo que tanto había orado.

El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes habían llegado a su fin.

El tercer árbol fue cortado en largos y pesados tirantes y dejado en la oscuridad de una bodega.

Años más tarde, los árboles olvidaron sus sueños y esperanzas por las que tanto habían orado. Entonces un día, un hombre y una mujer llegaron al pesebre. Ella dio a luz un niño y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebé, pero este pajar debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia.

Años más tarde, un grupo de hombres subieron a la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca. Mientras ellos estaban en el agua, una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres.

Los hombres despertaron al que dormía, éste se levantó y dijo "Calma, quédate quieto", y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento, el segundo árbol se dio cuenta de que llevaba al Rey de Reyes y Señor de Señores.

Finalmente, un tiempo después, alguien vino y tomó al tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llegó el domingo, el tercer árbol se dio cuenta que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en él.

Entonces, cuando parece que las cosas no van de acuerdo a tus planes, debes saber que siempre Dios tiene un plan para ti. Si pones tu confianza en El, te dará grandes regalos a su tiempo. Recuerda que cada árbol obtuvo lo que pidió, solo que no en la forma en que pensaban. No siempre sabemos lo que Dios (o como quieras llamarlo) planea para nosotros, solo sabemos que Sus caminos no son nuestros caminos, pero… Sus caminos siempre son los mejores.


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"El cambio es incesante e implacable.
Por lo tanto, la mejor estrategia es aceptarlo y evolucionar"
(Seth Godin)

Palabras de Albert Einstein

– Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.
– Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.

‘, ‘

– Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.
– Cada día sabemos más y entendemos menos.
– En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
– ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
– Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor.
– Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.
– El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.
– No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso.
– No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.
– Cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad.
– Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.
– La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.
– Se debe hacer todo tan sencillo como sea posible, pero no más sencillo.
– Una velada en que todos los presentes estén absolutamente de acuerdo es una velada perdida.


FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"La persona más lenta, que no pierde de vista el objetivo,
irá irremediablemente más rápido hacia sus metas
que la que va sin rumbo fijo"
(Gotthold W. Lessing)

Tu mayor tesoro

Cuentan que una vez un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Pensaba de esta forma:
"Si tuviera un auto nuevo, sería feliz"
"Si tuviera una casa grande, sería feliz"
"Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz"

"Si tuviera una pareja perfecta, sería feliz"
En ese momento, tropezó con una bolsita llena de piedras y empezó a tirarlas una por una al mar cada vez que decía "Sería feliz si tuviera…"

‘, ‘Así lo hizo hasta que solamente quedaba una piedrita en la bolsa, la cual guardó. Al llegar a su casa se dio cuenta de que aquella piedrita era un diamante muy valioso.

¿Te imaginas cuántos diamantes arrojó al mar sin detenerse y apreciarlos?
Cuántos de nosotros pasamos arrojando nuestros preciosos tesoros por estar esperando lo que creemos perfecto o soñando y deseando lo que no se tiene, sin darle valor a lo que tenemos cerca nuestro.
Mira a tu alrededor y si te detienes a observar te darás cuenta cuán afortunado eres, muy cerca de ti está tu felicidad, y no le has dado la oportunidad de demostrarlo.
Observa la piedrita, que puede ser un diamante valioso. Cada uno de nuestros días es un diamante precioso, valioso e irremplazable.
Depende de ti aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido par nunca más poder recuperarlo

(Gracias, Claudia B., Buenos Aires, Argentina)

FRASE PARA ACOMPAÑARTE EN LA SEMANA:
"Cuando cambias la forma de ver las cosas,
las cosas que ves, cambian"